El proyecto

Crítico Luchístico es un espacio dedicado a difundir la opinión de profesionales involucrados en la industria de la lucha libre profesional, sobre todos los temas relacionados con la misma.

¿Por qué hacer una web de opiniones de lucha libre?

Desde que comencé a trabajar en la lucha libre profesional noté que los espacios de opinión seria e independiente no son tan comunes como me gustaría que lo fueran.

Mi interés por el negocio de la lucha libre comenzó con el boom de principios de los ’90 y gracias a la televisión, pero sin duda se volvió más sólido tras leer las columnas de opinión que en esos años aparecían en las revistas especializadas.

Si bien este tipo de colaboraciones ya existían desde muchos años antes, la revolución que comenzó en 1995 con PROMELL y al año siguiente con Promo Azteca convirtió las revistas en auténticos campos de batalla, donde a través de columnas de opinión las distintas empresas y periodistas compartían posturas y anécdotas que de otra manera la afición no hubiera podido conocer.

Si bien el objeto de Crítico Luchístico no es volverse un espacio de confrontación, sí busca abrir la puerta, como su nombre lo indica, a dos cosas que, en un medio que tradicionalmente ha sido hermético, casi han dejado de existir: la crítica y el análisis de fondo.

Hoy las revistas especializadas han desaparecido o se han vuelto espacios casi totalmente dedicados a publirreportajes, dejando de lado esas columnas críticas y analíticas que, de la mano de una notable variedad de autores, permitían a los aficionados entender la lucha libre de otra manera e interpretar los mismos hechos desde ópticas diferentes. Esos textos, en mi opinión, ayudaban a forjar una afición conocedora y no de villamelones. Una afición que se sentía más incluida y por lo mismo no se componía mayoritariamente de haters.

Otro hecho es que la crítica casi nunca suele ser bien vista en en nuestro medio. Las empresas, luchadores y hasta los comunicadores parecen estar curados de espanto ante ella, ya que muchas veces es malintencionada o se motiva por intereses personales o grupales. Sin embargo, estoy convencido de que sin crítica no hay desarrollo y que ello aplica no solamente en el espectáculo sino en cualquier ámbito de la vida.

Además, es un hecho, las empresas y distintos actores de la lucha libre acostumbran o pretenden acostumbrar a la subordinación a aquellos que opinan, so pena de vetarlos o negarles apoyos, lo cual nulifica la libertad de expresión de ciertos compañeros. En Crítico Luchístico eso no va a pasar. En este proyecto las puertas están abiertas para todos los que hacen posible la lucha libre sin líneas preestablecidas ni distinción de empresas o posturas.

Crítico Luchístico también está pensado como un proyecto que una a la gente. Aquí pueden opinar todos los integrantes de la muchas veces demagógicamente llamada familia luchística, que muchas veces parece todo menos eso, una familia, pero de la que todos hemos tomado parte y a la que guardamos un agradecimiento enorme. Participa quien quiera, diciendo lo que quiera. El proyecto busca demostrar que aquellos que trabajan con empresas y proyectos distintos e incluso comercialmente antagónicos, pueden compartir sus visiones en un mismo espacio y brindar su conocimiento y experiencia al medio y a la afición.

Espero que aquellas personas que participan en la lucha libre y que deseen publicar sus opiniones, historias, críticas y denuncias encuentren aquí un espacio más formal y duradero que las redes sociales para hacerlo, y que los aficionados tengan la oportunidad, como nos pasó a los que aprendimos mucho sobre la lucha libre leyendo esas viejas columnas de opinión, de conocer más de cerca la labor, pensamiento y anécdotas de quienes hemos tenido la oportunidad de cumplir nuestro sueño: trabajar dentro del deporte que tanto queremos. Y que la lucha se haga.

 

Miguel G. Fonseca

Fundador